Publicado: 21 de Septiembre de 2018

Siguiendo las necesidades de la planta en su ciclo de cultivo y las condiciones climáticas, la mejor forma de abonar los secanos es mediante aportes de fertilizantes en otoño con potasio y fósforo y en primavera con nitrógeno. 

Un reparto óptimo que logra amortiguar la veceria y mejorar la producción de la parcela.